domingo, 19 de enero de 2014

Como se media el tiempo

 
Desde hace tiempos inmemoriales hasta la implantacion del Calendario Gregoriano todas las culturas del mundo midieron sus tiempos por la Precesion de los Equinoccios. Cada Era queda establecida por la ultima constelacion que se ve antes de la salida del Sol.

sábado, 28 de diciembre de 2013

Venus, Ishtar, Ave Phoenix, Quetzalcoalt

El ciclo de Venus consiste en el periodo que transcurre desde que lo vemos en un mismo punto del cielo hasta que lo vemos en el mismo punto.

El ciclo de Venus dura: 8 años durante los que la Tierra da 8 órbitas y Venus da 13. Tras cada uno de esos 8 años, Venus está en un punto diferente de su órbita de manera que tras esos 8 años termina en el mismo punto inicial de su órbita, lo cual desde la Tierra lo vemos como que está en el mismo punto del cielo en referencia a las estrellas y las constelaciones.

viernes, 11 de octubre de 2013

Calendario LuniSolar Venusiano

http://www.youtube.com/watch?v=TwaqkjCfbfE
Alineaciones del Sol, Venus y la Tierra.
El período entre el día cero Maya o Tsab (de las Pléyades), que corresponde en el año 2012 al día del eclipse solar de hoy 20 de mayo y la fecha en que Venus se alinea con el Sol del 5 al 6 de junio de 2012, está muy bien descrito en el calendario Maya y revelan los temores que ellos tenían al respecto.
La Dra. Geraldine Patrick Encina, investigadora de la Universidad Intercultural del Estado de México, citada por la enciclopedia Pléyades, analizó una descripción en la Piedra del Sol otomiana.

Piedra del Sol Azteca

La investigadora destacó que antes de que llegara el pueblo de los Mexicas al valle de México ya se encontraban estas fechas detalladas, tanto en ella, como en otros registros históricos de los Mayas.

Para los Mayas, el Tiempo era un atributo de los dioses, y con exactitud matemática elaboraban calendarios en los que no olvidaban recalcar que cada día tenía un carácter divino. El estudioso Miguel León Portilla describe que Kihn, Sol, el día, y los ciclos, existen bajo la vigilancia de las divinidades, que se representan incluso con las descripciones de buenos y malos augurios.

Para algunos, los augurios significaban que algo había que cambiar en el corazón de las personas para evitar las fuerzas del mal, ya que las "lanzas de las divinidades" serían implacables en determinadas fechas del calendario.
En el caso particular de la Piedra del Sol, se señala que correspondería al período que los Mayas llamaban el fin del Quinto Sol, marcándose en ella tres fechas: la conjunción del Sol con Venus del 26 de marzo y del 11 de diciembre, indicadas según la Dra. Patrick, como fechas de malos augurios para la población, además del período entre el 27 de mayo y 6 de junio que culmina con el tránsito de Venus por la parte inferior del Sol y también señala efectos negativos.
Según su descripción, para los Mayas, Venus interfirió con la Luna el 26 de marzo y ahora, para el 6 de junio, interfiere enterrando su lanza al Sol, tal como se representa en los diferentes códices, refiriéndose a las imágenes y textos que se han logrado preservar.
En uno de los diseños, aparece marcado el 27 de mayo como el primer día del efecto de Venus, el día dominado por la Lluvia, para llegar nueve días mas tarde al tránsito Sol-Luna el día de la Estrella, entre el 5 y el 6 de junio.
El 27 de mayo en la astronomía es también es el día de la conjunción del Sol con Mercurio, otro planeta que los Mayas tenían muy bien estudiado.

Venus en el inframundo de los Mayas
La luminosa Venus después del 25 de mayo deja de observarse como la estrella vespertina y viaja al inframundo, un fenómeno descrito en el Códice de Dresden, documento que pudo provenir de Yucatán y que se preserva en la Bioblioteca de Dresden. (Ella reaparecerá después del tránsito con el Sol el 5 a 6 de junio).
Se describe en él que esta fecha representa un anuncio de conflictos; sin embargo, no todos los investigadores encontraron la misma información en los diferentes restos históricos anteriores y posteriores a la invasión de los españoles.
En algunas profesías relatan que cuando Venus pasa a visitar a los 9 dioses del inframundo, luego emerge con un gran choque de fuerzas, provocando un cataclismo. Este evento era reforzado dependiendo de la carga del período cíclico en que se estaba. "Un choque violento de fuerzas divinas que destruyen y vuelven a crear el universo a través de los soles", según describe en su texto del Tiempo y Los Mayas, Miguel León.
"Se hundirá el cielo y se hundirá la Tierra también cuando los extremos del dobléz del Katum se unan...", describe León, al referirse a otra traducción del enfrentamiento entre las divinidades y el inframundo.

Salida de Venus al amanecer
“La salida helíaca de Venus, cuando por primera vez se eleva en el cielo de la mañana en el este, marca la dirección de la salida del sol y el renacimiento", señala una de las versiones, que agrega que "cuando Venus se eleva al atardecer en el oeste, se asocia con la noche y la muerte".
El período de invisibilidad entre la desaparición en el oeste al atardecer y en la salida vespertina al este, marca a Venus en el inframundo, según traducción del glifo de Venus como estrella vespertina en la Séptima Mesa Redonda de Palenque, descrito por los doctores Robertson y Jeffers, de la Universidad de Oklahoma Press, en 1989.
Según el códice de Dresden citado por la enciclopedia Pléyades, la salida helíaca de Venus, es decir de Venus al amanecer, se asocia a la muerte o e fin de algo y un renacimiento.
En el período clásico de los Mayas, que corresponde a los años 200 a 900 d.C., Venus y el Sol se identifican además con los "héroes gemelos" que derrotaron a los señores del inframundo, por lo que la creación del nuevo o actual mundo sería posible, según describió el Dr Bricker, en una descripción de Venus en el Códice Borgia, según cita Pleyades.
En otra descripción correspondiente a los Anales de Cuauhtitlán, el Codex Chimalpopca, posterior a la conquista del centro de México, se informa que en los días de la salida helíaca de Venus, el planeta ejerce una influencia peligrosa y, dependiendo del signo y del día en que se levanta, arroja su luz sobre ciertas personas, descargando su ira -representada con dardos-, informa la publicación de Díaz, Gisele y Rodgers, Alan, sobre el Códice Borgia, publicado en 1993.
En el Códice de Dresden, Venus se muestra como una deidad armada con lanzas para perforar a sus víctimas, que seguramente representarían el mal o quienes hayan actuado mal. En dicho códice, aparece la tabla de Venus que parecería fijar las fechas con las apariciones de Venus y los augurios correspondientes.

Ciclos de Venus
Se realiza en el seguimiento del planeta durante 65 períodos sinódicos de Venus, es decir, un total de 37.960 días. Venus tarda en orbitar dos elongaciones con un total de 584 días para volver a su punto de origen frente a la Tierra, y esto se llama período sinódico de Venus.
Los Mayas como los egipcios tenían una completa información de estos ciclos de 584 días, en que Venus pasa 263 (236 para los Mayas) días como estrella matutina, un período de conjunción superior del Sol, 263 (250 para los Mayas) días como estrella del atardecer y un período de 8 días de conjunción inferior. Cinco de estos períodos de 584 días para los mayas completaban un ciclo importante.
Por lo tanto tal como existe ahora el 6 de junio 2012, el 8 de junio de 2004 y el 10 de junio 1996, Venus se encontraba en el mismo sitio frente a la Tierra.
En los códices de Dresden y de Borgia, Venus también se asocia la Guerra y en algunos murales históricos se muestran las victorias de las guerras asociadas a uno o dos días después del ascenso del planeta.
Según la enciclopedia Pléyades, a pesar de que Kukulkán era el dios del período post-clásico más estrechamente asociado con Venus, el Códice de Dresden destaca páginas de Venus que muestran un complejo conjunto de dioses.
Entre el códice de Dresden y el códice de Borgia se reconocen 5 importantes días o períodos gobernados por 5 deidades de Venus diferentes que envían sus lanzas a 5 determinadas “víctimas”. Estas cinco deidades representarían a Venus en cada uno de los 5 períodos sinódicos de 584 días.
Es así como el eclipse del 6 de junio y todo el período anterior de 584 días o el período posterior de 584 días, tendría una de las siguientes correspondencias.
En laprimera zona de tiempo, la divinidad llamada L, envía su lanza a Kawil, que representa a los reyes o a un monarca; en el segundo tiempo de un día o de 584 días, es la divinidad Lahun Chan, la que envía su lanza pero esta vez recae sobre los guerreros, mientras que en eltercero de los casos un glifo muestra que son algo parecido a insectos o gusanos los atacarían a los cultivos, representados por la deidad del Maíz.
En elcuarto período actúa la divinidad de Kukulkán, sobre la lluvia, provocando la sequía, mientras que en el quinto tiempo -que no se observa en el códice de Borgia, pero sí en el de Dresde- el glifo muestra a un Dios blanco, que se muestra con los ojos vendados lanzando sus lanzas a jóvenes guerreros o a jóvenes.
El dios con los ojos vendados para algunos significa que "con las vendas del rostro terminó el amanecer para ellos y no supieron lo que ya vendría".
Al parecer cada período sinódico era representado durante la ascensión de Venus con una de estas divinidades y su respectiva víctima, que a su vez representaban las consecuencias al mal en la sociedad.
Los últimos días en que Venus emerge como estrella del atardecer para luego perderse en el período de conjunción inferior del Sol se dan antes del 25 de mayo. Luego del 6 de junio reaparece como estrella de la mañana.
Sumado a otros importantes ciclos mayas, algunas personas han asociado este fenómeno a los cambios preparativos de la nueva era anunciada por los Mayas, y destacan que esta alineación del Sol con Venus se suma a la oposición en que está la Luna del 4 al 5 de junio. Este día se produce también un eclipse parcial lunar y según las lecturas de Chilam Balam se asocia a los grandes movimientos del cielo y la Tierra.

martes, 30 de octubre de 2012

Observación del cielo

Si bien al decir lo siguiente estamos corroborando a los que afirman que la civilización humana comenzó hace 10.000 años, y categóricamente no es así, es posible observar los astros con los propios ojos.

Estudios oftalmológicos del umbral de sensibilidad luminosa evidencian que es posible mediante la práctica aumentar la capacidad visual.
Y, para los observadores antiguos, será preciso considerar que dormían bajo las estrellas, que no había interferencias visuales de luz eléctrica, y que se trataba de una práctica repetida generación tras generación durante milenios.
Todos estos factores permiten entender cómo les resultaba posible detectar visualmente lejanos sistemas estelares y con todos sus componentes.
El incremento de la agudeza visual permita detectar formas planetarias: son capaces de registrar detalles en las superficies de lejanos planetas y satélites.

domingo, 28 de octubre de 2012

Los Dogones de África

Los Dogon son un pueblo que se localiza en la República de Malí (África Occidental).

 
Este antiguo pueblo indígena dice que la Luna es "seca y estéril"; que el planeta Júpiter (al que llaman "Dana Tolo") tiene cuatro grandes satélites; que Saturno tiene anillos, y que los planetas describen órbitas elípticas alrededor del Sol.

También, describen a la Vía Láctea como una galaxia espiral formada por millones de estrellas.
Ellos dicen que nuestro Sol y la estrella Sirio (estrella de primera magnitud, la más brillante del hemisferio Sur), conformaron un sistema binario y se separaron para formar dos sistemas estelares diferentes, pero que tienen un mismo origen.
 
La estrella Sirio está a 8,7 años luz del Sistema Solar; es una de las cinco estrellas más cercanas al sistema solar.
Los Dogon aseguraban conocer la existencia de una estrella (Sirio B) que es imposible de ver a simple vista. Para ellos es la más importante del firmamento y gira alrededor de Sirio A, la más brillante del cielo en la constelación del Can Mayor. Ambas estrellas no ofrecen al ojo humano más que un solo y potente foco de luz en el firmamento, lo que hace imposible distinguir una estrella de otra.

Los dogones conocen de la existencia de Sirio B, siendo conscientes además de que es invisible.
Los dibujos representativos que hacen, de la órbita de Sirio B, alrededor de Sirio A, son exactamente idénticos a los del moderno diagrama astronómico.
También aseguran que Sirio B es una estrella muy pequeña. La llaman "Po Tolo". Y afirman que a pesar de ser muy pequeña, es muy pesada, la más pesada que existe, constituida en un material más brillante que el hierro al que denominan "Sagala".
La astronomía oficial sabe que Sirio B es una "enana blanca", una estrella muy pequeña y muy pesada.

De acuerdo a su mitología, "Po Tolo" da una vuelta alrededor de Sirio cada 50 años (según la ciencia oficial sus cálculos se estiman en la actualidad en 50,040 años); pero además los dogones dicen que aparte de "Po Tolo", la compañera de Sirio, existe otra estrella que es 4 veces mayor que "Po Tolo" pero sin embargo mucho más ligera en peso y que tiene una órbita más exterior y que dura también 50 años en dar la vuelta a Sirio, y los dogones denominan "Emme Ya" (por primera vez, en el año 1.862, el astrónomo americano Alvan Clark logró ver en la estrella de Sirio, que no era sólo una, sino dos estrellas. Con un objetivo de 47 cm. de diámetro pudo distinguir a la que fue conocida desde ese mismo momento como Sirio B. Posteriormente, en una época mucho más reciente se detectó la existencia de una tercera estrella que completaba el sistema de Sirio, Sirio C, la "Emme Ya" de los dogones.

Dicen los Dogones que "Emme Ya" es la segunda acompañante de Sirio y tiene a su vez un pequeño satélite que gira a su alrededor y que ellos la denominan "Nyan Tolo", la estrella de las mujeres.
Hablan de esto y además no solamente de estás compañeras invisibles de Sirio sino que incluso dibujan las trayectorias de sus orbitas (se ha descubierto que la trayectoria que los dogones dibujan es exactamente la misma que han descubierto los astrónomos). Los dogones aseguran que todos sus conocimientos proceden de los"Nommos", de hace 5.000 años.
 
 


martes, 22 de mayo de 2012

El Sistema Solar procede como un conjunto armónico; como un todo.
Y con seguridad esa clase de sintonía se repite en la galaxia completa, y en todas las galaxias.

La Constante de Nínive

Por alguna razón los sumerios notaron que todos los movimientos de planetas y satélites del Sistema Solar son múltiplos de este número: 6.209.578 años = 2.268.000.000 días..000
Señala M.Chatelain en su libro "Nuestros ascendientes llegados del cosmos" que dicha constante es múltiplo de todos los ciclos conocidos del Sistema Solar.
Por tanto, el cociente de la división de dicha constante por el número de días de cada ciclo es un número entero y podemos considerarlo como el número definitorio del ciclo en cuestión.
He aquí los ciclos y sus correspondencias:
Precesión equinoccios25.873,24166666 años....240 veces
Ciclo climático("Sol Negro" o, Sin Manchas)..20698,59333333".. 300 veces
Conjunción Neptuno-Plutón.....489,59851770....12683 veces
Conjunción Urano-Neptuno......171,38853468....36231
Conjunción Urano-Plutón.......126,94888988....48914
Conjunción Saturno-Urano......45,36379708.....136884
Conjunción Saturno-Neptuno....35,86967045 ....173115
Conjunción Saturno-Plutón.....33,42112402.....185798
Conjunción Júpiter-Saturno....19,85927421.....312679
Conjunción Precesión lunar....18,59990456.....333850
Conjunción Júpiter-Urano......13,81247567.....449563
Conjunción Júpiter-Neptuno....12,78232749.....485794
Conjunción Júpiter-Plutón.....12,45710033.....498477
(Hasta aquí contamos en años trópicos; después, en siderales)
Luna...............0,074 a.sid...82832568
Mercurio...........0,24084069....25781931
Venus..............0,61518630....10093427
Sol................1,00000000....6209338
Marte..............1,88081737....3301404
Júpiter............11,86176608...523475
Saturno............29,45662157...210796
Urano..............84,00987661...73912
Neptuno............164,78697487..37681
Plutón.............248,39339147 .24998
-Quizá quepa reducir los números en cuestión, a saber, los cocientes de la división de cada ciclo por la "constante de Nínive", a la "base 27", es decir, a los 27 números-letras del alefato. Así, por ejemplo, el número 35, en base 27, se escribiría 1(Alef)-8(Jeth).
 -Cuando se trata de establecer la fase en que se sitúa un planeta menos lento de otro más lento, habrá que partir del lugar zodiacal de la conjunción entre ambos y del momento en que se produjo.
-En rigor, no se puede medir un ciclo rápido por otro lento, sino que todos se miden por la constante de Nínive. Y, como es lógico, pueden utilizarse sus divisores.
-Si el número 6209578 simboliza el "macrocosmos", sus divisores simbolizarán los diferentes "microcosmos": así, por ejemplo, 25873 años, resultado de dividir la constante por 240, es el valor del ciclo precesional, y 25873 días (70,83 años)(en cuanto al ciclo climático, llamado también del "Sol negro", vale unos 56,6 años al nivel de la vida humana), resultado de la división por 365,25, la duración media de la vida humana. Los demás ciclos o revoluciones pueden dividirse igualmente por 365,25, de manera que, a escala de la vida humana, Plutón valdría 248,5 días; Urano, 84, y así sucesivamente. Y los cocientes antes señalados (por ejemplo, 24998 para Plutón) nos ayudarán a entender los distintos periodos de la vida humana o, al menos de su duración media.
-La constante puede expresarse en años, días, horas, minutos, segundos...Pero también puede utilizarse para medir periodos de tiempo señalados por el mismo número, aunque referidos a unidades de tiempo diferentes. Por ejemplo, 6209578 meses, días, horas...
-Supuesto que la duración concreta de una vida individual no puede ser determinada a priori, quizá sea siempre un número relacionado con la constante, por ejemplo, el producto de 25873 días por una fracción, de manera que el resultado pueda ponerse en relación con dicha constante. Así, por ejemplo, la duración individual en cuestión podría ser de 25873 días + 1/2 +1/3...o bien: -1/2-1/3..., o también multiplicada o dividida por una fracción de ese número, etc.
-En cualquier caso, resulta imposible calcular a priori la duración, aunque sí cabe aplicar el principio a un intervalo ya transcurrido. Esto tiene aplicación a cualquier autobiografía, a la hora de estudiar el tiempo pasado.